Improvisación

     No improviso lo que escribo, pero sí escribo improvisando.

     He sido tu marioneta, ¡qué marioneta más feliz!, he ido improvisando alrededor de tus pasos. Cada día era diferente pues no sabía qué querrías hacer(me) y fui sintiendo ese pellizco en el estómago que produce la improvisación, lo inesperado, la ilusión por lo nuevo…, o, quizá tan sólo fuera amor.

     He sido tu marioneta, mas no se equivoquen estos que leen, fui su marioneta en el buen sentido de la palabra, él me guiaba pero yo decidía. Lo nuestro fue como esas cosas que pasan y las sientes perfectas aunque no lo sepas expresar, nosotros improvisábamos porque no había escenario fijo, ni guión, pero sí personajes secundarios, malditos aquellos que tomaron papeles protagonistas en nuestro teatro.

     Improvisé por tus huellas y fui feliz, mas la improvisación no dura para siempre, no nos duró. Y ahora que tú no estás no hay pellizco, no hay ilusión, no hay improvisación… Y los días pasan sin emociones, rutinarios, hasta que asoman tus palabras por la pantalla y mi boca dibuja lo que un día dibujó a tu lado.

     Improvisé junto a ti, por eso hoy escribo improvisando, porque ya no hay nada más en lo que pueda tener ilusión ahora que no estás, nada, salvo mis letras, que siempre serán tuyas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s