Rota

     Rota, por dentro, rota como si una niña me hubiera tirado contra una pared y los trozos los hubiera escondido en cualquier cajilla, pero dentro hay pedazos rotos, como mi alma en mi cuerpo.

     Rota y asustada, como la niña que fui, como la niña lo está.

   Rota, asustada y confusa, por no saber, por no querer y por no poder. Porque el futuro se ve, a veces quizá, como el pasado, maldito.

     Rota el alma que intenta escaparse cuando me falta aire. Roto el corazón que trata de latir de alguna forma, y duele. Rota la mente que no me deja en paz, rota porque, quizá, nunca estuvo entera.

     Rota estoy, lo sé, rota porque no quiero repararme, porque siento que no debo o no puedo pegarme. Rota por el miedo a mis pedazos, por mis miedos quizá.

     Rota sí, y, ¿qué? Es mi maldición, mi propia tortuta y debo vivir rota, aprender a hacerlo, aprender a vivir con mis miedos, con mis pedazos forzando el llanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s