Castillos de arena y torres de papel

     Castillos de arena, torres de papel… Nada de piedra o cemento, nada que sea resistente.

     Y, es que un día te levantas sonriendo por el castillo y un segundo después llueve y se derrumba.

     Y, es que una noche, poco antes de dormir, recuerdas esa torre, recuerdas ese momento en el que dejó de ser de cemento pues con una brisa de aire se voló completamente. No sólo era de papel, sino que resultó ser de naipes de picas, negros. Negra descubriste que era, de papel y negra.

     Y, es que te miras al espejo y ves arena, pero evitas llorar para que no se desvanezca todo lo que eres, o parte de lo que eres, esa parte de arena que se puede perder en cualquier momento pero que construyes y reconstruyes.

     Y, es que lo miras a los ojos y sólo ves naipes negros en sus pupilas. Quizá fue el viento, quizá fue que tú soplaste…, es irrelevante, simplemente se derrumbó y ahora sólo puedes ver las picas que ya no forman nada, que ya no son torre.

     Y, es que hay arena y papel a nuestro alrededor, sólo que a veces, el agua o el aire tardan más en llegar para descubrirnos la verdad, verdad que nadie quiere, aunque diga lo contrario, conocer.

     No hay roca o cemento, y no intentes comprobarlo pues aire o agua harán su trabajo.

Tú escribes mis letras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s