La oscuridad de tu pupila

     En la oscuridad del túnel se halla la incertidumbre de la ignorancia, del querer conocer más de lo que, de sobra sabes, no podrás conocer jamás.

     En esa oscuridad de pensamientos, ajenos a ti, se inunda tu alma, expectante, para imaginar lo que la luz nunca dejará ver.

     En el fúnebre túnel, oscuro como la razón que yace escondida y que no consigue aflorar, se encuentra tu corazón gimiendo de dolor, pues al latir ya no mueve la sangre que un día dio vida, sino la agoniosa tristeza de quien ya no sabe lo que es la vida, de quien se encuentra tan perdida como un náufrago en mar abierto.

     En tu túnel oscuro, la luz de su final se cuela por una rendija, mostrándote un espejo en el que te miras cada mañana antes y después de lavarte la cara. Un espejo en el que sólo ves el reflejo de alguien que dice ser tú, pero que no eres tú, porque no sabes en qué lugar del maldito túnel te encuentras, no puedes ser tú.

     … y, una mañana, sin más, te vuelves a mirar y ves en tus pupilas la oscuridad, ves el túnel, ves el negro que ciega. Y te das cuenta de que el túnel eres tú, que la oscuridad siempre estará en tus ojos, mas mientras no olvides tus raíces, tu historia y, más importante quizás, tus sueños, siempre sabrás quien eres realmente y la oscuridad significará la vía de entrada de luz, la pupila de tus ojos.

 

Tú escribes mis letras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s